Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué ocurre si vas a la iglesia con un salmón.