Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué pasa cuando el patrón de un barco es muy goloso.