Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué ocurre si sacas una espada y de repente huele muy bien, como a helado.