Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué ocurre si cantas canciones de gente que ya ha fallecido.