Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos descubre qué le ocurre a un notario cuando no admite que lo es.