Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos descubre qué pasa si subes el Everest tocando un teclado.