Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos desvela que decía Sandokán cuando quería dar por zanjada una conversación.