Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué ocurre si decides no decir ni una palabra mientras te cambias de casa.