Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta que se tomaba Antonio Machín para tranquilizarse cuando se ponía muy nervioso.