Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta por qué advierte que nadie toque su harina fina de maíz preparada para comérsela por la noche.