Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos descubre por qué un robot va por la calle con un foulard de seda al cuello.