Fernando Martín en La Encuesta Absurda  nos cuenta por qué los Ayuntamientos han decidido poner en sus calles nombres de dentistas famosos.