Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta en quién se convierte un chico llamado Alejandro cuando entra en una heladería