Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué sucede si un jeque se pone a estornudar y, para colmo, huele mal.