Fernando Martín en La encuesta absurda ha dado un giro imprevisible, una vuelta más… y ha sido un erizo el encargado de hacerlo.