Fernando Martín en La encuesta absurda diseña un nuevo modelo de Barbie que no tiene ni un pelo de tonta.