Fernando Martín en La encuesta absurda ha tenido que llamar a un médico para hacerle un encargo especial.