Fernando Martín en La encuesta absurda sufre las consecuencias de contar un chiste que no hizo gracia.