La encuesta absurda de Fernando Martín nos ha servido para descubrir la verdadera alimentación de Peppa Pig.