Fernando Martín en La encuesta absurda se enfada con lo que ponen en televisión tanto que acaba detestándolo.