Fernando Martín en La encuesta absurda consuela a un señor con capa y vaquilla por un problemón que tiene.