Fernando Martín en La encuesta absurda se ha comportado como todo un latín lover.