Fernando Martín ha desayunado unos misteriosos Agatha Crispies.