Fernando Martín en La Encuesta Absurda ha descubierto a un político muy emocionado y llorando de emoción de censura.