Fernando Martín en La encuesta absurda también ha viajado al pasado y ha acabado en el Imperio romano, descubriendo que trabajaban “sin César”.