Jimeno y Fernando no saben de qué hablar y comienzan a contar chistes malos porque sí. Luego empiezan a jugar a un juego muy bonito, se les va la olla y empiezan a hablar de muchas otras cosas. Lo que es el no dar un palo al agua. ¿Qué esperábais?