Jimeno y Fernando nos hablan de algo increíble. El destino ha querido que sus historias de amor y el váter tenga mucho que ver. Luego se les va la olla y empiezan a hablar de muchas otras cosas. ¿Qué esperábais?