¿Le saludaste con tanta euforia que cuando se dió la vuelta, te diste cuenta de que no era la persona que esperabas?