Nadie es perfecto y hasta los padres más detallistas tienen "pequeños fallos" con sus hijos.

Hoy: "No somos unos padres perfectos".

Escucha aquí las historias más divertidas: