La norteamericana Taylor Swift no sólo ha desaparecido de la escena pública sino que ha borrado su web en la que sólo aparece una página en negro. Sin enlace alguno.

En redes sociales ha vaciado también todos los contenidos incluidos los de sus seguidores. Eso sí, ha ubicado este vídeo carente de significado:

Ed Sheeran, Justin Bieber o Miley Cyrus ya han optado por utilizar, o dejar de hacerlo, sus espacios online. Todo por el marketing y por crear expectación con escasa inversión y grandes repercusiones mediáticas.

Pero todo, parece, que puede causar efectos negativos como reconocen ya muchos de sus propios seguidores: "Taylor, qué estás haciendo? Por favor, no juegues con mis emociones", asegura Zach Duden uno de sus fans.

Quedamos pendientes de saber cuándo quiere Taylor contar su actualidad y si realmente todo tiene un límite. 

Swift, intérprete de éxitos como "You belong with me", fue la cantante mejor pagada de 2016 con 170 millones de dólares, ha obtenido 10 premios Grammy y tiene 102 millones de seguidores sólo en Instagram.