Rosana asegura en una entrevista que espera que su disco más reciente, "En la memoria de la piel", le conceda su primer Grammy Latino, después de tres intentos fallidos con dos producciones anteriores.

La artista está de promoción en Puerto Rico con "En la memoria de la piel", un trabajo que la revista Billboard ha incluido entre los diez mejores álbumes latinos -noveno específicamente- del año 2016.

"El disco va recogiendo los premios que le van tocando... El Grammy al final es un reconocimiento de los compañeros, es otro tipo de regalo", ha reflexionado la cantautora.

Para Rosana, la distinción no es "una obligación" en su carrera, pero que sí "sería un gran regalo" si la logra.

Pura casualidad en la creación de su nuevo álbum

Sobre su nuevo disco, explica que buscaba un nuevo sonido y lo encontró casualmente cuando un día bajó al sótano de su casa, y al aplaudir, de dio cuenta de que la acústica del lugar era el perfecto para construir el estudio de grabación y arrancar la producción.

"Fue un sonido más orgánico, con mucha reverberación natural. Era un sonido que guardaba en mi interior, que no conocía de haber escuchado en algún estudio, ni en Abbey Road, en Nueva York o Miami", contó Rosana.

"Siempre buscaba un sonido de estudio que retumbara las canciones y de repente, di varias palmadas y fue perfecto", ha recordado.

La cantante retiró todos los muebles del cuarto para albergar de manera temporal el estudio de grabación, aunque tardó cinco meses en habilitar el espacio, que fue eliminado al terminar la producción.

Rosana ha enfatizado además que la música "tiene un don mágico" y que "une" a cualquier tipo de persona no importe el idioma que hable o de qué parte del mundo sea.

"Me parece que la música es el pegamento más bonito que existe", nos ha contado.

Rosana