Ella está en Buenos Aires, donde actuará en el Festival Cómplices. Malú, en esta entrevista, nos cuenta también que adoptó su nombre artístico porque "habían sido muchísimos años de trabajo de su familia". De hecho, rápidamente recuerda la figura de su tío, el guitarrista de flamenco Paco de Lucía, 

Nacida en una familia de artistas, la madrileña, de 35 años, siempre tuvo claro que quería desarrollar su carrera "en paralelo" por respeto, no solo a su tío, sino también a su padre Pepe, cantaor, integrantes de la saga de "Los Lucía", nombre que ambos adoptaron en honor a su madre.

A diferencia de ellos, María Lucía, conocida como Malú, no quiso adquirir ese apellido artístico para cerciorarse de que no les perjudicaría si "en cualquier momento" ella no estaba a la altura, confesó.

"Es cierto que no vengo de una familia muy expresiva, pero bueno, sí es verdad que cuando mi tío ya falleció, una de las cosas que a mí me reconfortaron más, meses después de su muerte, fue su aprobación", reconoció sobre el reconocido guitarrista, quién aseguró estar muy orgulloso de Malú en una entrevista.

En ese sentido, confesó que antes de empezar en el mundo artístico sabía que ella "no le llegaba ni a la altura de la suela del zapato" a su familia.

"Y me parecía feo, por mi parte, otorgarme un apellido que a mí no me correspondía y que habían sido muchísimos años de trabajo y de dedicación para que ese apellido estuviera donde estaba", aseveró.

El próximo sábado la intérprete cantará en Buenos Aires, donde presentó en 2016 su disco 'Caos', y compartirá escenario con los mexicanos Ha-Ash y Reik en la primera edición argentina del Festival Cómplices.

Los tres integran un equipo "bastante especial" y crean música "completamente compatible", ya que pertenece a una generación muy similar, comentó.

Regresa al país austral con la sensación de no haberse ido nunca; con el recuerdo del porteño Teatro Ópera abarrotado en 2016, cuando se agotaron las entradas y el público se puso en pie para despedirla. "Obviando las trece horas de vuelo que tenemos por medio, aquí me siento en mi casa", añadió.

Temas de siempre, como "Blanco y Negro", se fusionarán con los que integran 'Caos', que fue titulado de manera "coherente" al representar los sentimientos que vivió durante el proceso de elaboración.

"Sabes lo que quieres y por primera vez no encuentras ni el camino ni la forma de llegar ahí. Se crea un conflicto emocional bastante grande hasta que encuentras la forma de llegar a ese lugar. Fue el trabajo más largo de creación y el más caótico", explicó.

... "Aprendiz"

Después de veinte años con un micrófono entre las manos, más de dos millones de copias vendidas y 22 discos de Platino; considera que su trayectoria ha seguido una evolución "natural" que le ha permitido valorar y aprender a través de la experiencia.

A los quince, cuando debutó con el tema "Aprendiz", lo vivía como un "juego" que comenzaba a generar obligaciones; más tarde pasó por una fase de "absoluta responsabilidad", en la que se corría el riesgo de "padecer" los conciertos; y finalmente llegó al punto en el que se encuentra hoy, cuando se centra en disfrutar.

"Si no me divierte o no estoy a gusto en lo que está pasando prefiero no hacerlo porque al final te acabas intoxicando", sostuvo.

Cada vez que se enfrenta a la preparación de un nuevo espectáculo no solo piensa en los instrumentos, el vestuario o las luces. Lo central es contribuir a mejorar el estado emocional de los que cantan sus letras desde la pista.

En un mundo en el que no ocurre "lo mejor" que podría pasar y el ser humano es "el mayor depredador", la cantante se siente en la labor de lograr que las personas olviden lo que pasa fuera, entren en un lugar en el que todo son sueños y salgan con las pilas recargadas.

"Creo que es terapéutico ir a un concierto, pasarlo bien, salir feliz. Para mí la música es terapia y quiero que para los demás también lo sea", subrayó.