Manuel Carrasco, en esta canción, entona aquel "... es verdad, yo fui de OT". Así desvela, con orgullo, todo el camino que ha recorrido. Por ello, habla de que vale la pena "caer y levantarse".

"Siendo uno mismo" es una canción que da ánimos para afrontar todas las situaciones con la clave que aporta el propio título.

Y manifiesta una forma de entender la vida: "no te rindas", dice.