Manuel Carrasco fue el artista que más ha vendido en España en 2016 (89.500 unidades) con su octavo disco, "Bailar el viento", algo que ha conseguido por primera vez desde que debutara en 2002, tomando el puesto que han ocupado Sergio Dalma (2009 y 2010), Pablo Alborán (2011 a 2014) y Alejandro Sanz (2015).

Su inmediato perseguidor, Melendi, vendió de "Quítate las gafas" 53.000. En el cuarto aparece Dani Martín, con "La montaña rusa", y les siguen David Bisbal con "Hijos del mar", Malú con "Caos", y Vanesa Martín con "Munay".

Los artistas españoles ocupan 16 de las 20 plazas de los más vendidos, aunque la británica Adele se coloca, con "25", en el puesto tercero -45.600 unidades-; Coldplay, con "A head full of dreams", en el noveno puesto -casi 29.000 copias-; la banda sonora de la serie de televisión argentina "Soy luna" se sitúa en el 16 -23.400 copias-; y Metallica, con "Hardwire to self destruct", roza los 20.000 discos y ocupa el número 19.

Pablo López, Mónica Naranjo, Antonio José, Gemeliers, Alejandro Sanz, Antonio Orozco y Leiva son, por orden, los demás nombres que figuran en los 20 primeros puestos.

Duele el corazón, líder en canciones

El "Top 100" de canciones, elaborado a partir de los datos de escuchas por "streaming" y descargas digitales, está dominado por la música bailable y Enrique Iglesias repite liderazgo, esta vez con Wisin y "Duele el corazón".

La australiana Sia llega al número 2 con "Cheap thrills" y Carlos Vives y Shakira al tercero con "La bicicleta". La banda colombiana Morat y "Cómo te atreves" están en el cuarto y Justin Bieber es quinto con "Sorry".

Aumentan las ventas

Además, hemos sabido hoy que la venta de música en España ha subido por tercer año consecutivo, hasta los 163,7 millones de euros, según el informe anual de Promusicae, asociación que agrupa a la industria discográficaDe entrada, como te decimos, hay que destacar también que el informe revela también que Manuel Carrasco fue el líder de la lista de los "top 20", en la que 16 son artistas nacionales.

En resumen, los españoles hemos gastado el año pasado 163,7 millones en música grabada, una cantidad que supera en un 1,67 % los 161,1 millones registrados en la temporada anterior. Después de pérdidas ininterrumpidas en España desde 2001 (cuando se vendían 603 millones de euros), 2014 fue el año del repunte del mercado de la música grabada en 21 puntos porcentuales de subida; en 2015 subía un 6,85 % y este 2017 se mantiene la tendencia de subida aunque moderada.

El consumo de música digital se reafirma: todo apuntaba a que el mercado digital superaría al físico en 2016, puesto que 2015 había terminado con un reñido 51 %-49 % (físico-digital) pero el trasvase ya es más que evidente porque el 61,2 % de los ingresos proceden de la venta digital frente a un 38,8 % para las tiendas de discos tradicionales.

Es decir, el sector digital pasa de generar unos ingresos de 79,6 millones a 100,2 millones de euros, casi un 26 % más.

Discos y vinilos

Los ingresos generados por la venta de CD y vinilos es de 63,7 millones de euros en 2016 con más de 8,5 millones de discos vendidos, la mayoría en formato CD, un formato que, sin embargo, sigue bajando, y ya ha perdido un 18,7 % respecto a 2015, con poco más de 8 millones expendidos.

De vinilos, un soporte que vuelve, además, para los grandes lanzamientos de las discográficas, se vendieron 433.000, frente a 362.000 en 2015, es decir un 19,6 % más, aunque aún lejos de las ventas de Estados Unidos, donde suponen más ingresos que el "streaming" gratuito.

El presidente de Promusicae, Antonio Guisasola, pide en el informe al Gobierno un plan "que proteja la música grabada y desarrolle su distribución digital" y proteja "el desarrollo alcanzado hasta ahora, que en términos de industria pasa más que nunca por un modelo digital que sigue desprotegido" y por avanzar en la lucha contra la piratería "que sigue siendo una gran amenaza".