Maldita Nerea interpreta las canciones "A quien quiera escuchar", "Siempre estaré ahí" y "Me pesan las alas", todas ellas incluidas en su reciente álbum "Bailarina".

La sesión fue grabada en el Palacio de Santa Bárbara de Madrid, una construcción de mediados del siglo XIX cuya estructura evoca los interiores de una escuela clásica de baile, lo que la convierte en un escenario que encaja a la perfección con el más reciente proyecto del grupo de Jorge Ruiz.

Con una fenomenal acústica y una iluminación personalizada, tintando ligeramente las paredes de rosa y azul, se consiguió crear una atmósfera y un look moderno dentro de un contexto clásico, lo que hace de esta íntima y exclusiva sesión un producto imprescindible para todos sus fans.