Capitaneados por el productor musical británico Simon Cowell, es un grupo en el que están Robbie Williams, James Blunt, Rita Ora, Craig David, Leona Lewis o Jessie J entre los cantantes que han querido unirse a este "single" solidario.

Cowell, a su vez donó 100.000 libras (113.420 euros) para ayudar a los damnificados por el incendio, que dejó 79 muertos o desaparecidos la pasada semana.

El restultado es esta canción:

El magnate de la industria británica, que descubrió al grupo One Direction y que creó formatos de éxito a nivel mundial como "X Factor" y "Britain's Got Talent", manifestó al diario "The Mirror" que al conocer la tragedia sintió que tenía que "hacer algo" además de una donación económica.

"La torre no está lejos de mi casa y cuando la vi inmediatamente supe que tenía que hacer algo", sostuvo Cowell, de 57 años.

"¿Qué puedo hacer? pensé, puedo dar dinero pero quizá se podría hacer algo más", y fue así, comentó, como se le ocurrió la idea de hacer una canción.

Sobre la elección del tema, indicó que se trata de una canción "apropiada" para lo que querían transmitir y puntualizó que solo tuvieron "doce horas" para optar por una.

"Es una canción genial que contiene el mensaje de apoyo que queríamos", agregó.

Nile Rogers, Brian May, Emeli Sandle, Paloma Faith y John Newman son otros de los artistas que ponen voz a la canción, original de 1970, y que comienza con unos versos del rapero de Stormzy que rezan "podría haber sido la casa de mi madre" y que concluyen diciendo, "espero que estéis descansando libres ahí arriba".