Según un comunicado enviado a la revista People por su representante, tras un año 2016 intenso para Jennifer, esta ha decidido tomarse libre la Nochevieja y disfrutar de sus dos hijos y su nueva casa en Bel Air, cancelando para ello la actuación que tenía prevista en Miami y por la que cada entrada costaba 500 euros.

Los últimos seis meses ha estado rodando y haciendo los espectáculos de Las Vegas. Ella simplemente está feliz de estar en casa y de tener algo de tiempo para ella y su familia

Este año Jennifer Lopez ha afrontado rodajes en Nueva York en la segunda parte de la serie para NBC Shades of blue, ha estado en diferentes actos de la campaña electoral de Hillary Clinton, y además, se ha separado después de muchas idas y venidas con su última pareja Casper Smart. Todo ello junto a los rumores tras su actuación con Marc Anthony, beso incluido, en los premios Grammy Latinos. Un año muy intenso en el que ha sufrido hasta contratiempos como un ojo morado que ella misma se adelantaba a mostrar en sus redes sociales y resultado del trabajo.

A veces el trabajo puede ser rudo

La cantante también tiene llena la agenda para 2017, año en el que hará de malvada interpretando a Griselda Blanco, jefa del Cartel de Medellín e impulsora del crimen en Miami, próxima pelicula para HBO. También seguirá su show en Las Vegas, prepara el musical By Bye Birdie y será jurado del concurso de baile World of dance , además de anunciar próximo disco en castellano con la producción de su ex-marido y padre de sus mellizos, Marc Anthony.

 

Studio shenanigans... Oh Deer!! #makinghistory #again #funtimes #familia Lol!!

Un vídeo publicado por Jennifer Lopez (@jlo) el

Ambos artistas puertorriqueños parecen estar encantados de trabajar juntos, y el primer sencillo de este disco verá la luz en Noviembre.