Tras el atentado del estadio Manchester Arena, la conmoción de Ariana Grande ha sido sobresaliente. Ha dicho que está "destrozada. Desde el fondo de mi corazón, lo siento mucho. No tengo palabras".

Se ha confirmado que ha regresado a su residencia en Boca Ratón (Florida, EEUU).

Su gira mundial "Dangerous Woman Tour" tenía su siguiente parada en Londres los días 25 y 26 de mayo que a fecha de hoy siguen con entradas a la venta por lo que no se puede descartar la actuación. Posteriormente, seguía por Polonia y diversos países europeos para llegar el 13 de junio a España (Barcelona). Llegaría hasta Australia y finalizaría en Hong Kong el 21 de septiembre.

De acuerdo con el sitio ENews, Ariana Grande, de 23 años, llegó ayer martes por la mañana en un avión privado a Boca Ratón, ciudad en el sur de Florida, acompañada de su madre, Joan Grande, y su mascota Toulouse, un cruce de Beagle y Chihuahua.

En el aeropuerto local la esperaba su novio, el rapero estadounidense Mac Miller.

Cuando Ariana bajó del avión, Mac la recibió en la pista con un largo abrazo seguido de un beso, según la publicación.

La pareja tuvo un emotivo encuentro y hablaron durante pocos minutos antes se subir a un vehículo.

Hay que destacar que algunos de sus seguidores le mostraron su amor por la red social y le contestaron que "obviamente" no era su culpa, utilizando la etiqueta #PrayForManchester (Recen por Manchester).