El 30 de noviembre quedará como una fecha clave para todos los que miran a Alejandro Sanz como un músico diferente y especial. Hoy ha presentado su canción "No tengo nada" y ha contado a la prensa qué supone esta balada que comienza con una sonrisa y termina con un susurro desgarrado. Además, ha detallado su nueva gira y datos de su álbum "El Disco".

Alejandro Sanz ha anunciado hoy en rueda de prensa en Madrid que en junio de 2019 realizará un "tour" por estadios de fútbol que recalará en cuatro ciudades españolas y llevará por sencillo título "#LaGira".

conciertos

El Benito Villamarín (Sevilla) será, el 1 de junio, el primer estadio en recibir el nuevo espectáculo del músico madrileño. Pasará después por el Real Club Deportivo Espanyol Stadium (Barcelona, día 8); por el Metropolitano (Madrid, día 15); y por el Manuel Martínez Valero (Elche, día 21). 

No serán las únicas paradas de Alejandro Sanz, que según ha anticipado hoy también viajará por toda Latinoamérica, EE.UU. e incluso algunas capitales europeas.

El anuncio ha coincidido con el lanzamiento del sencillo y el videoclip "No tengo nada", primer anticipo del que será su duodécimo disco de estudio, que llevará por nombre "#ElDisco" y verá la luz "a mediados de 2019", ha confirmado Sanz.

Se trata de su primer material inédito desde que en 2015 lanzó el álbum "Sirope", un lapso de tres años en el que Alejandro Sanz celebró además el vigésimo aniversario de su mayor éxito comercial hasta la fecha, "Más", con el último concierto celebrado en la historia de Estadio Vicente Calderón de Madrid.

su álbum, "El Disco"

Alejandro Sanz calienta la publicación "a mediados de 2019" de su nuevo álbum, titulado sencillamente "#ElDisco", con el anuncio hoy de una nueva gira y el lanzamiento del mencionado sencillo "No tengo nada", en el que aboga por recuperar el contacto humano frente a la frialdad de los números y lo material.

"Hay que acercarse a la gente. El éxito de verdad es cuando te cuentan lo que han sentido o les respondes a una carta", afirma el músico en esta entrevista, a propósito de la mediática misiva en la que respondía a una pequeña fan de su pueblo materno, Alcalá de los Gazules (Cádiz). "Esa cara de felicidad de una niña es para mí el éxito", sentencia.

Con 25 millones de copias vendidas en todo el mundo, 20 Grammys Latinos y 3 premios Grammys, el cantante y compositor español recuerda en ese sentido que tendemos a "perseguir la felicidad a través de poseer cosas", pero "lo material solo da una satisfacción momentánea".

Por eso en su nuevo videoclip, que pretende reproducir en origen la estética fría de las obras pictóricas de Edward Hopper, sus protagonistas se tocan, comparten sonrisas y miradas, "las cosas que de verdad te llenan, porque somos seres emocionales más que materiales", insiste.

"Yo también necesito a veces recordar ese mensaje. El mundo tecnológico en el que estamos tan metidos hace que abstraigas y que acabes comunicándote con gente que está a miles de kilómetros y no con los que tienes cerca. Tocas más el móvil que a tu hermano", lamenta.

Su "No tengo nada" constituye sólo la avanzadilla del duodécimo trabajo de estudio de su carrera, que ha sido grabado en Miami bajo la producción de Julio Reyes Copello y Alfonso Reyes, con la colaboración de la Orquesta de Praga.

"Al principio tenía como miedo a que no me salieran las canciones. Incluso llamé a amigos por si tenían algún tema, pero cuando miré en mi teléfono, me di cuenta de que tenía como 40 que había ido grabando en pequeñas notas de voz. De hecho, alguna se ha quedado en el disco", relata.

Sobre el curioso nombre que ha elegido, "#ElDisco", Sanz ha explicado que, aunque "siempre" ha sido "malo" bautizando sus trabajos, esta vez tenía sentido apelar a este título. "Estamos yendo hacia un momento en que los discos físicos desaparezcan", ha dicho, antes de manifestar sus propias dudas sobre si este será "el último" álbum que publique así.

Verá la luz "a mediados de 2019" y juega con todos los estilos que lleva literalmente en la sangre.

"No entendía por qué la música italiana y la cubana me gustan tanto hasta que vi que estaba en mis genes. Me hice el test de ADN y salió que tengo un 45 por ciento de sangre española, 20 italiana y 10 de cubano, entre otros. También algo de mexicano, peruano y filipino. La parte filipina me produce curiosidad", cuenta entre risas.

Con esos antecedentes, los genéticos y los musicales, está claro que no faltará el flamenco ("es la música con la que crecí, así que viaja conmigo", ha dicho), aunque sea de una manera menos evidente de lo que parece, como en "las dos esperas" que hay en "No tengo nada" o cuando hace el gesto de partirse la camisa.

Lo que no parece que habrá entre esos estilos será "urbano latino". "No es lo que me toca, pero sí el son cubano", se ha limitado a señalar Sanz cuando desde la bancada de periodistas se ha apuntado a la posible colaboración de Camila Cabello.

"#ElDisco" será su primer material inédito desde la publicación en 2015 de "Sirope", lapso en el que además conmemoró el 20 aniversario de su mayor éxito comercial, el disco "Más", que sirvió para que el cantante protagonizara el último concierto en la historia del estadio Vicente Calderón de Madrid y se dejara tentar de nuevo por la vibración de los espacios gigantescos.

"La experiencia de los estadios a mí me gusta mucho. Me parece además que los fans lo agradecen también, porque son espacios que en nuestro imaginario se presentan como los sitios para hacer conciertos. El público ruge y se convierten en parte del propio show", argumenta Sanz, que en 2019 ofrecerá las mencionadas cuatro citas en este tipo de espacios en España bajo el título "#LaGira". 

Esta es la canción "No tengo nada"