El pasado mes de septiembre te contábamos que Adele planeaba dejar de ofrecer giras mundiales durante diez años para dedicar más tiempo al cuidado de su hijo Angelo, nacido en 2012.

Ahora, afronta la recta final de su gira tras ofrecer un último conierto en Auckland, Nueva Zelanda para, posteriormente y tras un parón de varios meses, dar cuatro conciertos en el mítico estadio de Wembley en Londres (28 y 29 de junio y 1 y 2 de julio).

Precisamente, en Auckland ha vuelto a asegurar que desconoce si afrontará un reto como el de una gran gira y que, la que está finalizando, la ha llevado a cabo por y para su público. También asegura que este tour ha supuesto el mayor logro de su carrera.